Cuando lo barato sale caro!

Fundador y director general del Foro Económico Mundial,[1] Klaus Schwab sugiere en su libro La Cuarta Revolución Industrial, que en el 2025 el 80% de las personas tendrá presencia digital en internet y el 90% de la población accederá regularmente a internet (entre otros datos). Es decir que el mercado de bienes y servicios lo encontraremos en las pantallas de nuestros servidores. En respuesta a los intereses personales y colectivos (institucionales, empresariales) el internet se ha llenado de miles de páginas web que ofertan bienes y servicios. Este fenómeno ha dado lugar al desarrollo del marketing digital, que cada día sugiere nuevas estrategias para llegar a más personas y lograr más clientes. Multimedia, transmedia, crossmedia, son algunas de las tácticas que los innovadores del marketing proponen a quienes desean invertir un dinero para cumplir con el objetivo de incrementar sus ventas, su impacto. Dinámica que se aplica también a quienes desean propagar ideas, información y conocimiento. En este escenario vale la pena preguntarse ¿cuándo lo barato sale caro? Si, como sugiere Schwab, la cuarta revolución está modificando la forma de consumir (entre otras prácticas de los seres humanos); su página web actual es su carta de presentación, sala de recepción, de reuniones y hasta el despacho personal donde se toman grandes decisiones, que implican grandes inversiones. ¿Se ha fijado últimamente en el estado de su oficina virtual? ¿Quién la diseño? ¿Quién o quiénes le dan mantenimiento? Seguro usted es de los que no escatiman en el costo, a la hora de mantener impecable los ambientes de su oficina física, le gusta que todo esté limpio y ordenado, que sus clientes se sientan cómodos, al punto de que anhelen volver porque se sienten a gusto al visitarlo. Pues déjeme decirle que sensación similar buscan las personas que visitan su portal web. Lo barato nos puede resultar caro en esta inversión, cuando le confiamos el manejo y gestión de nuestra página web a nuestra intuición, porque algo sé del tema. Saldrá caro, si dejamos en manos de familiares o amigos porque no le damos el valor real a la comunicación y sus estrategias, basados en que: en la actualidad todo el mundo puede diseñar, gestionar, evaluar, gracias a las herramientas en línea; y a una oferta de servicios tan variada que puede ir desde costos risibles hasta los muy onerosos. Si usted desea que su dinero esté bien invertido, me permito sugerir la búsqueda de una consulta. Sí, una consulta. Como cuando va al médico, abogado, especialista en inversiones, nutricionista, entrenador personal, etc. Una hora de diálogo orientador con un especialista, le evitará frustraciones futuras. Estamos para servirle! [1] Organización sin ánimo de lucro que busca fomentar la cooperación entre los sectores público y privados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *